martes, 26 de enero de 2010

Somos revolucionarios ……… luchamos por el VERDADERO CAMBIO

Cuando cursaba el primer curso del colegio Nicolás Infante Díaz (Nombre del coronel de los montoneros alfaristas), de la ciudad de Quevedo, un grupo de estudiantes de los años superiores entraron al aula y con fogosos discursos nos hablaron de los Derechos Estudiantiles, de la necesidad de unirse y organizarse por luchar por un cambio en el país. A muchos de los que estábamos allí, nos llamó la atención, la seguridad con la que hablaban aquellos jóvenes y sus pañoletas rojas con la imagen del Che Guevara.

El llamado a luchar en defensa de nuestros derechos estudiantiles, lo comprendimos en carne propia, cuando en cierto día, un mal llamado “Inspector del Colegio”; aprovechando su posición de autoridad trató de agredirnos; esa injusticia no la podíamos dejar pasar y acogiéndonos a nuestros legítimos derechos decidimos denunciarlo públicamente, mis compañeros de curso me delegaron esa responsabilidad.

[Aprovechando el ya conocido “minuto cívico” de los lunes, luego de escuchar el relato de varios hechos históricos, salí de la formación, tomé el micrófono y denuncié los abusos y el autoritarismo que se había implantado en el Colegio, como norma de conducta].
Esta sería la primera de tantas luchas estudiantiles que lideramos.
Las reuniones y asambleas conducidas por la FESE en la provincia de los Ríos, eran constantes, pero fue el Quito (cuidad a la que nos trasladamos por problemas económicos), donde me integré activamente a la J.R.E.

En la organización comprendí que las injusticias e inequidades sociales, tienen como esencia la estructura económica de explotación capitalista en la que vivimos, que son esas mismas injusticias (crisis actual) las que se reproducen y se reflejan en la vida diaria, que los seres humanos disfrutaremos de nuestros plenos derechos, cuando cambiemos el actual sistema, por una sociedad nueva, una sociedad socialista.

Con esa perspectiva, la conquista de los derechos sociales y políticos son peldaños que nos ayudan AVANZAR POR EL LARGO CAMINO DE LA LIBERACIÓN.

Estando en el colegio 5 de Junio las acciones de lucha me llevaron a asumir la Vicepresidencia y luego la Presidencia del Consejo Estudiantil, desde allí entre en contacto con el resto de Colegios capitalinos para unir fuerzas en defensa de la educación pública amenazada por el embate del neoliberalismo, que cubierto en palabras rimbombantes como: “excelencia académica, calidad, responsabilidad, etc. Pretendían convertir a este derecho, en un servicio por el que hay que pagar, en fin, buscaban su privatización.

Desde la dirección de la FESE Nacional, en unidad con la FEUE y otras fuerzas democráticas, defendimos la educación para el pueblo.

Más adelante, estando en la Presidencia Nacional de la JRE, levantamos la exigencia del carné estudiantil, documento de identificación de los jóvenes secundarios, con el cual garantizaríamos el respeto a la tarifa preferencial estudiantil en el transporte público.
Estas victorias reivindicativas y políticas vincularon de forma directa a grandes contingentes de jóvenes a la lucha por sus derechos, pero también, al combate en contra de los gobiernos antipopulares y corruptos; la participación de la juventud, particularmente estudiantil; contribuyó al derrocamiento de los gobiernos de Bucaram (1996) Mahuad (2000), Gutiérrez (2005), en cada una de estas heroicas luchas, los militantes y dirigentes de la JRE, FESE, FEUE, junto a otros sectores patrióticos, jugamos un papel destacado.

Podemos afirmar con toda seguridad, que la tendencia de cambio, que hoy es predominante en el país, es el resultado de años de lucha y sacrificio de miles de ecuatorianos, que siempre trabajamos con desvelo por el cambio, las transformaciones sociales es obra de los pueblos, no es propiedad de una persona y lucho menos de un gobierno.

El anhelo de cambio fue creciendo en la conciencia de la juventud y los pueblos del Ecuador, quienes aspiramos a la construcción de una Patria Nueva, con ese horizonte luchamos por la convocatoria a la consulta popular para la convocatoria a una Asamblea Nacional constituyente, que elabore una nueva carta Magna con la cual se desmonte el andamiaje neoliberal y se plasmen las justas demandas de los ecuatorianos; victoria que hoy pretende ser escamoteada por sectores derechistas enquistados en el poder.

Una de las conquistas más importantes de la juventud universitaria es la gratuidad de la Educación Superior, con ella se busca que cerca de 80% de jóvenes actualmente excluidos de las aulas universitarias, debido a factores de orden económico se incorporen masivamente a la universidad, para alcanzar una profesión con la cual coadyuvar a la solución de los grandes problemas nacionales.

Es claro que el desarrollo del Ecuador depende en buena parte, de la cantidad de investigadores, profesionales y talentos humanos formados en las universidades.

Este es y ha sido siempre el propósito de organizaciones como la FEUE y el FRIU, que en su lucha ha tenido que enfrentar a poderosos enemigos que manipulando conscientemente el deseo del CAMBIO, intentan desviarla hacia posiciones reaccionarias.

En la Universidad Central en el 2008, en aplicación del precepto constitucional que establece la gratuidad de la educación superior, se suspendieron toda clase de pagos, todos los centralinos vivimos la gratuidad, de tal forma que en esa ocasión no pagamos un solo centavo por concepto de matrículas, aranceles, tasas, derechos, etc.

Como dicen en el argot popular, la alegría del pobre duro poco, sectores de la derecha en la universidad aprovechando la convocatoria a elecciones del rectorado con un discurso demagógico de una “NUEVA UNIVERSIDAD” captaron la confianza de cerca del 50% de electores, muchos de ellos ingenuamente creyeron en las promesas de CAMBIO.

A los pocos días de posesionados en sus cargos sacaron a flote sus verdaderas intenciones. Las “nuevas” autoridades de forma ilegal crearon 17 partidas administrativas, para repartir cargos y pagar favores politiqueros a quienes los apoyaron en su campaña, esta provocó a la universidad un gasto innecesario de alrededor de medio millón de dólares, ahora el escritorio del jefe financiero lo han dividido para que lo ocupe “director financiero”; a esto se suma el hecho de que para darles cargos a los integrantes de su buró de campaña, no tienen el más mínimo respeto por el estatuto de la Universidad Central, violando el Art. 29 nombran al “Dr.” Mario Moreno, Secretario General de la universidad, cuando este artículo señala claramente que para ocupar este cargo debe ser graduados en la Facultad de Jurisprudencia de la U.C.E. y tener experiencia en cuestiones jurídico – administrativas, este personaje militante del P.S.P., se graduó en la extinta U. Cooperativa de Colombia y nunca a ocupado responsabilidades que le peritan experiencias en este campo.

Esto sólo dos ejemplos de su política corrupta con lo cual dirigen la Universidad.

Siempre hemos tenido en cuenta que el neoliberalismo y la derecha no están aniquilados al contrario, en las actuales condiciones se mimetizan y adoptan una fraseología democrática y academicista para no ser descubiertos y así engañar a los electores y restituir el neoliberalismo de forma agazapada.

En la U. Central es la derecha quien dirige los destinos de la institución y desde allí aplican una política de elitización de la universidad.

Para ellos, la universidad de calidad es sinónimo de pago de aranceles, reducción del número de estudiantes y despolitización -léase desconcientización- del movimiento estudiantil.

El supuesto cambio que pregonaron se trasluce en la limitación al máximo de los derechos de los estudiantes, docentes, empleados, y trabajadores la vía utilizada por la derecha es el autoritarismo y la prepotencia como mecanismo para aplicar su política regresionista.

En estas condiciones, es justa la lucha del movimiento estudiantil en defensa de las conquistas alcanzadas; es más que necesaria la denuncia y el enfrentamiento directo a la corrupción que recorre los pasillos y oficinas del rectorado, en respuesta a la acción valiente de la juventud universitaria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Quien es responsable de la Violencia en la Universidad Central?